Problemas de erección

Problemas de erección: remedios naturales, suplementos y cremas

Las causas de los problemas de erección

Las causas de los problemas de erección, es decir, la dificultad para tener o mantener un pene turgente, pueden depender de la esfera emocional y psicológica, de disfunciones hormonales, de traumatismos físicos y neurológicos o de enfermedades del sistema vascular y circulatorio.

La incidencia de los problemas de erección se produce principalmente después de los 40 años, por lo que los hombres que sufren este trastorno en Espana son unos 7 millones, es decir, más o menos el 15% de la población masculina.

El hecho de no poder conseguir una erección y/o mantenerla implica graves problemas principalmente a nivel psicológico, que son las causas más frecuentes.

El malestar que se crea en la pareja, los malentendidos y las tensiones que pueden reflejarse incluso fuera de la relación y luego en las relaciones interpersonales, es muy pesado.

Para los hombres en general es difícil hablar de este problema, y suelen hacerlo después de 3-4 episodios consecutivos con amigos o con su médico.

Entre las causas más frecuentes a nivel psicológico está la ansiedad por el rendimiento.

Esta última consiste en el miedo a no poder satisfacer a la pareja y la convicción mezclada con el miedo es tal que muy a menudo sucede realmente, bloqueando el impulso erótico y sexual de raíz o antes de completar el acto.

En la base de la ansiedad por el rendimiento suele estar el desconocimiento, la tensión acumulada, las preocupaciones, pero también la falta de complicidad entre los interlocutores y la ausencia o poca consideración de la importancia de los estímulos.

La erección es un mecanismo complejo que parte principalmente del cerebro y depende mucho del estado de ánimo en el que se encuentre el hombre.

Estar sujeto a la disfunción eréctil también puede depender de estados de tristeza y depresión, que limitan y penalizan la libido, distrayendo al hombre de la misma relación o encuentro sexual.

Otras causas psicológicas también se encuentran en los traumas emocionales, que pueden estar relacionados con la infancia, la relación con los padres, hasta el acoso o los abusos sexuales sufridos.

Más a menudo, los problemas de erección, especialmente en los hombres jóvenes, pueden depender de la inexperiencia en el acercamiento sexual, del miedo a cometer un error o a no satisfacer plenamente a una mujer.

Las disfunciones hormonales también influyen en el aspecto psicológico y pueden afectar al rendimiento sexual, hasta el punto de fracasar o no permitir que se complete de forma gratificante para ambos miembros de la pareja.

Un ejemplo de todos es el de los hombres con hipotiroidismo, donde la glándula tiroides funciona mal y también afecta negativamente a la esfera íntima.

Esto no sólo conduce a una disminución del deseo, sino también a la falta de iniciativa y, por tanto, a la falta de interés en el sexo.

Las causas hormonales también afectan a las personas con diabetes, que también sufren un mal funcionamiento de la glándula pancreática, lo que afecta al rendimiento sexual hasta el punto de imposibilitar las relaciones íntimas completas.

Los traumas físicos también pueden causar problemas de erección, como los accidentes dirigidos al órgano sexual masculino.

Entre las causas físicas también están las de tipo vascular, especialmente después de los 60 años, cuando la circulación periférica ha empezado a ser insuficiente. Como es sabido, la erección se produce precisamente por una concentración de sangre que fluye hacia el miembro masculino.

Si ésta es escasa o llega con retraso respecto a la necesidad de mantener relaciones sexuales y la capacidad de mantener la propia erección, existe una causa de lo que antes se llamaba impropiamente impotencia.

En la actualidad, este término ha sido sustituido en gran medida por el de disfunción eréctil. En cuanto al abanico de causas, muchas de ellas pueden resolverse y no son necesariamente necesarios los fármacos.

De hecho, se sabe que muchos hombres han encontrado finalmente una erección normal del pene gracias a remedios naturales,suplementos y cremas que han restaurado la potencia sexual, como veremos a continuación.

Los problemas vasculares también incluyen la hipertensión, que puede ser temporal o estar relacionada con el avance de la edad, generalmente después de los 50 años.

Otras causas de los problemas de erección pueden ser de origen neurológico, por lo que conciernen a la integridad del sistema nervioso y a su capacidad de tener un control absoluto del órgano sexual.
En raras ocasiones, los problemas de erección dependen de un aspecto puramente anatómico, como un pene curvado.

Otras causas que no son estrictamente físicas, pero que se dan en el transcurso de la vida, pueden ser el abuso de alcohol y drogas, la ingesta de determinados fármacos que afectan principalmente al sistema nervioso (por ejemplo, antidepresivos, ansiolíticos y, en general, sedantes a base de benzodiacepinas), u otros fármacos que afectan a la circulación sanguínea o de base hormonal.

Muchas de las causas, tanto físicas como psicológicas, que subyacen a la disfunción eréctil pueden solucionarse, incluso sin utilizar fármacos, pero asociando el uso de suplementos, cremas y remedios naturales.

Problemas de erección: síntomas

Todos los hombres pueden experimentar algún tipo de defaults al menos una vez en su vida durante las relaciones sexuales. Los episodios esporádicos o incluso únicos no pueden clasificarse como problemas de erección porque son normales.

Por otro lado, hay que tener cuidado si los problemas de erección se repiten con cierta frecuencia, sobre todo en los últimos 6 meses desde la aparición del trastorno.
Además de la dificultad o incapacidad para tener una erección y mantenerla hasta que la relación sexual sea satisfactoria para ambos miembros de la pareja, pueden intervenir otros síntomas.

Entre ellas se encuentran la eyaculación prematura o retardada, la dificultad para alcanzar el máximo placer y la ausencia de erecciones nocturnas o matutinas (también conocidas como tumescencia peneana nocturna).

La eyaculación precoz, como muchos saben, consiste en expulsar los espermatozoides y llegar al orgasmo antes, durante o inmediatamente después de que se haya producido la penetración vaginal o rectal.

En algunos casos también se produce con sólo tocar el miembro o rozar con el pene. Podemos hablar de eyaculación precoz cuando el hombre es incapaz de contenerse respecto al momento en el que le gustaría llegar al orgasmo.

En realidad no existen parámetros precisos referidos al tiempo, pero si el hombre eyacula después de 5-10 empujones en el canal vaginal o anal, o en todo caso en un tiempo inferior a un minuto desde el inicio del coito, existe un problema de este tipo.

Otro parámetro podría ser el de no poder satisfacer a la mujer con respecto a sus expectativas, al menos en la mitad de las relaciones. Sin embargo, esto es algo muy relativo e influido por el momento de alcanzar el placer femenino, por lo tanto extremadamente subjetivo.

Incluso la eyaculación retardada es un síntoma que puede remontarse al mismo problema de falta de potencia sexual.

Se puede hablar de eyaculación retardada, y en raros casos ausente, cuando, después de una estimulación adecuada mediante la masturbación o de repetidos empujes durante el coito, la liberación de esperma se produce con gran retraso o incluso está ausente.

Evidentemente, esto se asocia a un problema en la consecución del placer, que sin la eyaculación conduce también a la ausencia total del orgasmo.

Un síntoma que puede referirse a la disfunción eréctil es, como se ha mencionado, la ausencia de erecciones espontáneas por la noche o por la mañana.

Suelen producirse de 2 a 5 casos por noche, sobre todo en edades tempranas, pero también en edades más avanzadas en las que bajan a 2-3. Es un reflejo del sistema nervioso simpático durante el sueño profundo, es decir, el sueño REM.

Los sentimientos derivados de los problemas relacionados con la disfunción eréctil, como la eyaculación precoz y la imposibilidad de alcanzar el máximo placer sexual, son los de inadecuación, vergüenza, complejo de inferioridad, miedo a ser abandonado o traicionado.

Esto lleva a estados de depresión y ansiedad que se alimentan mutuamente y, en los casos en los que el hombre no confía, no busca soluciones o incluso tiende a ocultarlo, se puede llegar a problemas de erección crónicos.

En este caso, el hombre se siente insatisfecho y no menos la frustración de no poder procrear, en caso de querer tener hijos.

Como puedes ver, surgen una serie de molestias que pueden ser muy graves y que tienen solución en las oportunidades que nos ofrece la propia naturaleza.

¿Cómo podemos resolverlos?

En primer lugar, debemos comprender la raíz de estos problemas, especialmente si son de origen emocional. A menudo la causa se encuentra en la dinámica de la relación de pareja, que puede llevar a una disminución de la comprensión y, por tanto, del deseo sexual y de las ganas de hacer el amor.

En otros casos, a veces basta con establecer un diálogo sincero y directo, utilizar el tacto y compartir sus pensamientos, eliminando quizás todas las dudas vinculadas a la relación. Es importante aprender a escuchar y también a conocer al otro, sobre todo si se trata de una historia nacida recientemente.

También es necesario excluir que existan causas orgánicas, es decir, físicas y atribuibles a alguna patología, como se ha explicado anteriormente.

Para solucionar los problemas de erección es importante, por lo tanto, confiar en los recursos que también provienen de la propia naturaleza, por lo que los remedios que están a la mano, sin efectos secundarios y realmente eficaces.

Para recuperar por fin la serenidad de la pareja, aumentar el placer sexual, estabilizar esa complicidad perdida que genera tanta amargura, sigue estos consejos que te revelarán los secretos de una vida íntima feliz.

Remedios naturales

Para solucionar los problemas de erección existen remedios naturales representados por suplementos y cremas. Son el resultado de minuciosos estudios científicos, utilizados en el ámbito de la fitoterapia, precisamente para evitar la toma de medicamentos de base química, que siempre tienen contraindicaciones y efectos secundarios.

Los productos naturales no dan problemas y a continuación se recomendarán algunos de los más eficaces, a menudo producidos directamente en Italia y que están disponibles en línea en los sitios web oficiales, o en las farmacias.

Eliminar los problemas de erección con suplementos

El «rendimiento físico», que también se refiere a la potencia sexual, puede mejorarse gracias a los suplementos dietéticos.

Se trata de productos totalmente naturales que pueden encontrarse en forma de comprimidos o aplicarse localmente a través de cremas, que pueden dar excelentes resultados.

El objetivo de recuperar la felicidad en la cama no es, por tanto, algo inalcanzable, sino que está al alcance de la mano cuando se trata de aprovechar las sustancias que ayudan al organismo a funcionar de forma óptima.

En primer lugar, el consejo es recuperar la forma física, por lo que hay que intentar mantener un peso corporal adecuado y realizar una actividad física regular. Si ya estás en este camino, puedes estar orgulloso de ti porque este mismo camino es el correcto hacia las noches calientes.

Seguir una dieta saludable es esencial porque los problemas de sobrepeso y obesidad no sólo favorecen la aparición de trastornos cardiovasculares, que también afectan al rendimiento sexual, sino que también inhiben la libido y crean malestar psicológico.

Una de estas sustancias naturales es, por ejemplo, la L-carnitina, que favorece una mejor vascularización, es decir, un flujo sanguíneo suficiente hacia el pene para lograr una erección óptima.

Un mineral como el zinc puede ser útil para restablecer los valores normales cuando se pierden sales por exceso de sudoración o en general si hay un principio de deshidratación.

El Gingko Biloba mejora el estado de ánimo, especialmente para los hombres sometidos a estrés o propensos a la ansiedad y a los estados depresivos.

Otra sustancia natural que mejora la circulación es la L-arginina, que también se utiliza en la medicina china para tratar la disfunción eréctil.
Estos son sólo algunos de los muchos componentes de los suplementos y cremas naturales que pueden ser muy útiles para volver a tener un pene turgente y erecto.

Suplemento Eretron Aktiv

El suplemento Eretron Aktiv promete ofrecerte noches ardientes, dando rienda suelta a tu fantasía erótica.
Se toma en comprimidos 3 veces al día para resolver eficazmente la disminución de la potencia sexual, así como para aumentar la vascularización de los órganos de la pelvis. A esto se añade una facilitación en la eyaculación y una mayor duración de la misma erección.

El suplemento Eretron Aktiv contiene, entre otras cosas, la Serenoa Repens, la palmera enana americana utilizada como ingrediente principal en los suplementos útiles para el tratamiento de los trastornos del sistema genito-urinario, la reducción de la inflamación y la mejora del rendimiento sexual.

A esto se añaden los extractos de raíz de ginseng, que ahora se encuentran entre los componentes más populares para los suplementos y productos para el tratamiento de los problemas de erección, porque aumenta la presión a nivel de los cuerpos cavernosos del pene y también la potencia durante el acto sexual. De hecho, actúa a nivel muscular con un aumento del óxido nítrico.

Eretron Aktiv

O LEA NUESTRA OPINIÓN DETALLADA SOBRE ERETRON AKTIV (haga clic aquí)

Suplemento Member XXL

El suplemento Member XXL se puede adquirir fácilmente no sólo por Internet sino también en farmacias, ya que además de ser un producto natural, garantiza el objetivo para el que fue diseñado, es decir, el alargamiento del pene y un mayor flujo de esperma.

Es adecuado no sólo para los que sufren problemas de erección, sino también para los que no pueden llamarse exactamente superdotados. Tomar estas pastillas te convertirá en un amante de primera, incluso si tienes intención de procrear, porque parece que también despierta la actividad de los espermatozoides.

En su interior, entre otros ingredientes, contiene, además del Tribulus Terrestris, también el extracto de fenogreco, también conocido como alholva. Esta planta leguminosa es un potente fortalecedor, para que el pene esté turgente y tenga la máxima potencia sexual.

Se acabaron los problemas de erección con un tamaño XXL que hará feliz a tu pareja.

suplemento Member XXL

O LEA NUESTRA OPINIÓN DETALLADA SOBRE EL MIEMBRO XXL (haga clic aquí)

Eliminar los problemas de erección con cremas

Además de los suplementos naturales para los problemas de erección que se encuentran principalmente en forma de comprimidos, también existen cremas que se aplican directamente sobre el pene.

Funcionan por contacto, de modo que los principios activos se liberan lo más rápidamente posible y se consiguen inmediatamente los efectos deseados de hinchazón y potencia sexual.

Las cremas que son la versión tópica de los suplementos para combatir la impotencia son quizás más prácticas que las pastillas, pero siguen siendo útiles e igual de fáciles de usar.

Aquí hay algunos productos seguros y certificados que pueden satisfacer las necesidades de todos aquellos hombres que tienen problemas de erección.

 Crema Size Plus

La Crema Size Plus, al igual que varias otras para resolver el problema de los problemas de erección, es la versión untable del suplemento en tabletas, igual de natural, con componentes probados y controlados, sin ningún efecto secundario.

Sólo tiene que aplicarlo una vez al día, extendiéndolo desde la parte superior a la inferior del pene, y experimentará numerosos beneficios.

El primero es el aumento del tamaño del pene erecto, por lo que será fácil comprobar que tu pareja también lo agradecerá, teniendo todos los orgasmos que hasta ahora no había podido tener.

La vuelta a la potencia sexual también se verá confirmada por un control de la eyaculación, asegurando una mayor duración del coito, prolongado según sus intenciones y en cualquier caso de forma muy gratificante. Se acabaron la vigilancia y el miedo a no tener una buena actuación.

La crema contiene, entre otros, ingredientes como la Arginina, de la que ya hemos hablado, pero también el extracto de aloe Barbadensis, una planta grasa de hojas puntiagudas y espinosas, de la que se obtienen los principios activos en distintas concentraciones para transformarla en un potente energizante.

Es uno de los coadyuvantes más importantes para tratar la disfunción eréctil.

La estimulación de la libido ha sido probada varias veces por estudios científicos, tanto que las mujeres prefieren la versión líquida para beber.

Al Hamamelis Virginiana se le añade Aloe Barbadensis, que actúa como vasoconstrictor y mejora la estanqueidad de la pared de los vasos sanguíneos, para mantener una erección firme y prolongada.
Una crema, en definitiva, que no puede faltar para hacer un buen sexo del que cualquier pareja estará orgullosa.

Size-plus

O LEA NUESTRA OPINIÓN DETALLADA SOBRE CREMA SIZE PLUS (haga clic aquí)

Problemas de erección en la juventud

Los problemas de erección en la juventud no son infrecuentes, si es cierto que en una investigación realizada en hombres de entre 20 y 40 años al menos el 25% de ellos tuvo un periodo en el que experimentó tan desagradable experiencia.

A diferencia de los hombres de entre 50 y 60 años, los problemas de erección en la juventud tienen en la mayoría de los casos una causa psicológica. Los hábitos de vida, como el abuso del alcohol o las drogas, también influyen mucho. Una vez que se han abandonado, es posible volver a tener una vida sexual cómoda, aunque no inmediatamente.

La sociedad moderna exige un nivel de eficiencia cada vez más alto en todos los ámbitos, y la emancipación de la mujer, que exige una mayor gratificación sexual, puede tener un gran impacto en el rendimiento de un joven.

Especialmente entre los 20 y los 30 años hay una incapacidad para lograr y mantener una erección suficiente para tener una relación sexual satisfactoria, porque hay problemas de carácter estrictamente emocional.

Como se ha dicho, el mecanismo de la erección se desencadena en el cerebro, pero hay síndromes de tipo ansioso o depresivo y por ello se puede atascar un motor tan complejo y perfecto.

Generalmente, el primer signo que podría hacernos pensar en posibles problemas masculinos en el ámbito sexual es una progresiva falta de interés por todo aquello que antes daba placer.

Se tiende a replegarse sobre sí mismo y, sobre todo, a no hablar con nadie de ciertos problemas, por vergüenza, por miedo a que se rían de uno y por temor a no ser aceptado en el propio grupo de referencia o por la pareja.

También existe un cierto temor a la comparación con otros hombres, que tal vez presuman de un excelente rendimiento, y se intenta evitar entrar en ciertas conversaciones.

Lo mismo ocurre con la pareja, con la que los encuentros íntimos disminuyen paulatinamente para no tener que dar explicaciones y alimentar la ansiedad, la presión y la frustración.

Los problemas psicológicos de los jóvenes de hoy en día se encuentran en una vida agitada y exigente que provoca estrés, preocupaciones en el trabajo o en la familia, debido a la precariedad o a la falta de recursos económicos.

Todo contribuye a crear un estado de ánimo que se refleja en los fallos de rendimiento sexual.

La situación puede agravarse cuando surgen conflictos en la pareja, hay poco diálogo o te sientes profundamente incomprendido.

Para quienes se inician en la experiencia sexual, la disfunción eréctil puede depender de la inexperiencia, de la propia ansiedad de vivir estos momentos, del miedo a no ser lo suficientemente bueno para satisfacer a la pareja.

La eyaculación precoz en aquellos hombres que aún no han aprendido a gobernar sus sensaciones es otro obstáculo para lograr la satisfacción sexual.

En este caso, todas estas variables pueden convertir un problema temporal en un problema crónico o incluso permanente, porque la preocupación es tan grande que se empieza a percibir el sexo en sí mismo como un momento de estrés.

La misma situación se refleja tanto en las relaciones estables como en las casuales.

Otro aspecto a tener en cuenta es la ansiedad de rendimiento que se desencadena por el miedo a que la pareja se quede embarazada.

La inexperiencia, las prisas y las ganas de llegar a las relaciones sexuales en los jóvenes son tales que a menudo no se paran a ponerse el preservativo.

En muchos casos es precisamente este corto periodo de tiempo el que hace que la excitación pase e interrumpa el encuentro erótico.

Se trata de un miedo que en algunos jóvenes es tan aterrador que echa a perder el deseo irrefrenable de hacer el amor y, por tanto, todo lo que sigue, sin poder disfrutarlo en el sentido literal del término.

Otras causas de los problemas de erección de los hombres jóvenes son las traiciones de la pareja, tras las cuales es difícil restablecer un equilibrio que permita reconstruir la relación romántica sobre una nueva base.

También puede producirse un descenso de la libido cuando la pareja carece de los estímulos adecuados, de la capacidad de iniciar un encuentro hacia unos preliminares hábiles, hasta llegar a una especie de aburrimiento del sexo, en el que la relación se vuelve previsible y deja de ser satisfactoria.

Los hombres jóvenes tienden a reaccionar de forma evasiva, demostrando una falta de interés tal que provoca un gran sufrimiento en ambos miembros de la pareja.

Disfunción eréctil juvenil y pornografía

En la era de Internet, donde es extremadamente fácil encontrar contenidos sexualmente explícitos, surge la posibilidad de que la sobreexposición sea una causa que contribuya a la impotencia en los hombres jóvenes. Por tanto, es evidente la correlación entre la disfunción eréctil juvenil y la pornografía.

En otras palabras, es el uso excesivo de la pornografía lo que puede conducir a trastornos de la potencia sexual masculina.

Hay que destacar este aspecto, ya que ver contenidos pornográficos sin exagerar puede ser, en cambio, una «ayuda» importante para lograr la excitación, incluso en pareja.
La reacción mental de los jóvenes que abusan de la pornografía es la de un cerebro que pierde el interés y la sensibilidad por la sexualidad real.

Hay problemas para excitarse si no se está frente a «productos» de alto contenido erótico, muy diferente a lo que puede ser el encuentro con una pareja real, donde es la pareja la que debe desencadenar un proceso de estimulación de la fantasía y el eros.
La solución a este problema que provoca la disfunción eréctil puede resolverse sin duda con la comunicación, que se dirige principalmente a la pareja, compartiendo sus opiniones.

Cuando hay una verdadera adicción es el caso de consultar a un analista, para llegar a desencadenar esta condición de un placer «condicionado» por las imágenes pornográficas.

Las condiciones psicológicas que determinan una disfunción eréctil son, en la mayoría de los casos, solucionables cambiando el estilo de vida y corrigiendo aquellos hábitos que son malos para uno mismo y para la pareja.

El camino hacia la recuperación de la potencia viril y la capacidad de satisfacer a la pareja puede ser ayudado y facilitado por el uso de suplementos naturales.

No hay que olvidar que la serenidad y la satisfacción en la esfera sexual se reflejan en el conjunto de la vida, determinando a menudo el éxito en contextos muy diferentes pero siempre vinculados a este aspecto del bienestar del hombre.

Problemas de erección a los 40 años

A partir de los 40 años, las reacciones del cuerpo del hombre pueden cambiar y, a veces, puede notarse una disminución del deseo e incluso de la excitación.

De ahí que el paso a episodios cada vez más frecuentes de ausencia de erección o de incapacidad para completar el coito sea preocupante.

El mayor temor que puede tener un hombre a partir de los 40 años es precisamente el que se refiere a la esfera íntima, y es el de volverse por alguna razón impotente.

Hay una vaga preocupación por los años que pasan, por los cambios de trabajo, por la incertidumbre económica y por todos esos pequeños grandes problemas que podrían intervenir para penalizar este aspecto tan importante de la vida.

Para los que han conseguido estabilidad en su trabajo, también existe la necesidad de volver a la carga una vez que los hijos han crecido, y para los que, tras una separación o divorcio, se encuentran de nuevo buscando compañía o viviendo aventuras de golpe y porrazo.

Sin embargo, el problema que sigue existiendo, y que genera muchas molestias, es que el órgano sexual ya no responde como antes.

La realidad a la que hay que adaptarse suele ser que el cuerpo no puede reaccionar como lo hacía a los 20 o 30 años. Muchos hombres que experimentan el problema de la disfunción eréctil por primera vez se preguntan por qué ya no se excitan tan repentinamente.

Lo que ocurre a esta edad es una especie de ralentización de la respuesta a los estímulos, por lo que la excitación no comienza al ver a una mujer en la calle, o al ver una escena caliente en la televisión, sino que puede ocurrir que no haya una respuesta adecuada ni siquiera en la esfera privada.

En otras palabras, puede ser que para conseguir una erección se necesite más tiempo, más juegos previos, una forma diferente de enfocar el acto sexual y dejar de ser instantáneo y casi mecánico, anhelando sólo llegar a la penetración y durar el mayor tiempo posible para satisfacer al otro.

Puede ocurrir que la erección se produzca sólo después de la masturbación por parte de la pareja y que incluso esto no sea suficiente para concluir.

La ansiedad de rendimiento se convierte en este caso en un estado de miedo al fracaso mientras se espera que se produzca la reunión. Evitando sobrecargar el momento con demasiadas expectativas y pensamientos negativos sobre la propia espera, puedes experimentar la sexualidad de una forma mucho más satisfactoria después de los 40 años.

Cuando se llega a comprender que la intimidad debe vivirse de forma diferente a los 20 o 30 años, se empieza a poner en práctica una nueva forma de abordar la sexualidad. Se entiende que la pareja tiene un papel primordial a la hora de desencadenar esa chispa que lleva a la realización de ambos, pero sin prisas.

Se vive de forma más madura el objetivo de alcanzar el placer juntos, mirando también las necesidades del otro, aprendiendo quizás a escuchar todas las fantasías y a ponerlas en práctica.

Estas cosas no suelen ocurrir cuando eres joven, porque te centras mucho más en descubrir las sensaciones físicas, dando menos espacio a un diálogo profundo. A los 40 años puedes conocer a la otra persona desde un punto de vista que puede haber permanecido oculto durante mucho tiempo.

En este contexto, tomar suplementos naturales para alejar el miedo a la impotencia o a no poder satisfacer a su pareja, es un paso hacia una mayor conciencia de sí mismo, de su virilidad madura.

 

Problemas de erección a los 50 años

A los 50 años, los problemas de erección son los relacionados con una condición llamada «impotencia secundaria» o «situacional».

En el caso de la impotencia secundaria, tras años de relativa serenidad en la cama, el hombre se enfrenta a incumplimientos con episodios de falta de erección o incapacidad para completar el coito.

En el caso de los problemas de erección situacional, esto depende del contexto o de los compañeros, es decir, los problemas pueden ocurrir con un nuevo conocido o con un amante, pero nunca han ocurrido con las parejas anteriores o con la propia esposa.

Cuando se sientan estos precedentes, se establece una especie de círculo vicioso que podría describirse como ansiedad de rendimiento ante el próximo encuentro sexual.

El recuerdo de ese fracaso crea el temor a un nuevo episodio de disfunción eréctil, hasta el punto de que se produce porque falta la tranquilidad mental necesaria.

El mecanismo de activación que se inicia en el cerebro, como se ha descrito anteriormente, se bloquea porque llega un mensaje de «alarma», de modo que la sangre no fluye en cantidad suficiente hacia el pene.

Se «desvía» cuando el cuerpo entra en una condición «defensiva», distribuyendo la misma sangre a todos los demás músculos, para sentirse preparado para una reacción que no es necesaria en ese momento.

Los hombres en torno a los 50 años también pueden tener otros problemas, relacionados con un estilo de vida incorrecto, como el tabaquismo, el alcohol, el sedentarismo, el sobrepeso y algunas patologías relacionadas o no con el mismo.

Los problemas circulatorios, los problemas cardíacos, los síndromes dismetabólicos (diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión arterial, etc.), pueden contribuir a la impotencia secundaria o situacional.
El consejo es realizar una actividad física, pero también mental, preparándose para afrontar el sexo con serenidad y sin ponerse límites.

La ayuda de su pareja también será valiosa en este caso, e incluso la toma de sustancias completamente naturales sólo puede restablecer la serenidad necesaria para tener una vida sexual plena.

Problemas de erección a los 60 años

Con la edad, los problemas de salud pueden aumentar y estar relacionados con la disfunción eréctil a partir de los 60 años.

Como se ha mencionado anteriormente para los hombres de más de 50 años, un estilo de vida saludable marca la diferencia a esta edad, especialmente el mantenimiento de la forma física y el control del peso.

La agilidad ya está en parte penalizada por la edad y los vasos sanguíneos no tienen la misma respuesta que en la juventud, por lo que el flujo de sangre al pene puede verse penalizado.

Las enfermedades cardiovasculares son un factor importante, pero también lo son los desequilibrios hormonales, como el hipotiroidismo, el hipertiroidismo y las anomalías de la glándula pituitaria.

Además, también hay posibles deficiencias en la producción de hormonas sexuales, como ocurre en el hipogonadismo.

Para conocer el estado de salud endocrino se pueden hacer simples análisis de sangre, pero el concepto sigue siendo que hay que cuidarse.

A partir de los 60 años se habla de impotencia senil, más que nada ligada al estado de salud y a la ansiedad por el rendimiento, donde el hombre vuelve a preocuparse por no poder satisfacer a su pareja.

Lo más frecuente es que consiga alcanzar una erección, pero no mantenerla, para luego caer en el torbellino de la humillación. Sin embargo, no hay que desesperar porque hay remedios y no es necesario en la mayoría de los casos tomar medicamentos.

Las soluciones naturales, como los suplementos y las cremas mencionadas anteriormente, pueden ofrecer una importante contribución y dar un nuevo impulso a la vida sexual, que puede ser más que satisfactoria incluso a partir de los 60 años.

Problemas de erección durante el coito

También forma parte de los problemas de erección la pérdida de turgencia del pene durante el coito. En otras palabras, consigue una erección, pero no es capaz de mantenerla hasta experimentar el máximo placer, o se interrumpe prematuramente por la eyaculación precoz.

En concreto, este tipo de problema se denomina «déficit de erección», y puede tener causas tanto psicológicas como físicas.

Las causas psicológicas son más o menos las mismas que las descritas para la falta de erección, pero aquí se añade una pérdida de excitación justo cuando ésta debería estar en su punto álgido, para poder prolongar la relación hasta conseguir el placer para ambos miembros de la pareja.

El aspecto psicológico puede estar relacionado con el estrés, la carga de trabajo, las preocupaciones, la pérdida de seres queridos o del empleo o los acontecimientos de la pareja en crisis.

Sin embargo, lo más frecuente es que la pérdida de la erección sea la primera señal de alarma de una enfermedad cardiovascular.

Puede tratarse de la presencia de hipercolesterolemia, por la que las paredes de los vasos se endurecen y no permiten un flujo sanguíneo adecuado en el pene, o de una hipertensión que aún no se ha manifestado con otros síntomas.

En otros casos puede haber problemas cardíacos o endocrinos, es decir, problemas hormonales. En cualquier caso, hay que investigar el motivo para entender si es necesario intervenir con una terapia curativa o con un asesoramiento psicológico.

Una vez identificada la causa principal, puedes seguir pidiendo consejo a tu médico sobre qué suplementos naturales tomar, para mejorar tu experiencia sexual y volver a tener una vida íntima sin déficits de erección.

Problemas de erección por prostatitis

La prostatitis es una infección de la próstata, la glándula que produce el líquido espermático.

Cuando se inflama, o hay una infección, o sus paredes se vuelven más gruesas (hipertrofia prostática), puede afectar al buen funcionamiento del pene, provocando problemas de erección.

Su posición en la base de la vejiga y alrededor de la uretra puede impedir la micción normal, pero también la eyaculación y los impulsos naturales que llegan al cerebro para activar estos mecanismos.

Por eso el ardor al orinar, el levantarse durante la noche para ir al baño con frecuencia o cuando hay eyaculación precoz y dolor en el bajo vientre, hay que consultar a un urólogo o a un andrólogo.

La prostatitis también puede aparecer a una edad temprana, aunque es poco frecuente, mientras que los casos se concentran principalmente después de los 50 años y afectan al menos al 50% de los hombres.

En caso de que se diagnostique prostatitis, el consejo es tomar el suplemento Prostatricum.

Se trata de un producto de alto nivel que trata los efectos de la prostatitis y la inflamación del tracto urogenital, a la vez que favorece la facilidad para lograr la erección y recuperar el deseo.
Contiene eficaces sustancias estrictamente naturales, como el Ginko Biloba, el Zinc, la Equinácea y el Palmetto, con las que también se puede prevenir el adenoma de próstata, que se sabe que predispone al cáncer de próstata.

El suplemento Prostatricum no tiene contraindicaciones y es bueno para todas las edades para tener por fin la satisfacción de una vida sexual sin molestias ni decepciones.

Prostatricum.

O LEA NUESTRA RESEÑA DETALLADA SOBRE EL PROSTATRISMO (haga clic aquí)

Problemas psicológicos de erección

Hemos hablado de los problemas psicológicos de erección que afectan negativamente a tu vida de pareja.

¿Cuándo podemos hablar de impotencia psicológica?

Un perfecto estado de salud, debidamente comprobado tras los chequeos médicos específicos, es un buen indicador de la presencia de una disfunción eréctil de causa psicológica.
Una vez descartada una causa fisiológica, hay que tener en cuenta que el impulso de erección es una cuestión de transmisión neurológica. La señal se origina en la zona de los nervios lumbosacros en el área genital.

Si la «comunicación» entre estas 2 zonas está impedida de alguna manera, significa que los vasos no se están dilatando para suministrar sangre al pene. Por lo tanto, es necesario comprender si la causa psicológica se encuentra en los problemas personales, en la dinámica del conflicto en la pareja o en las preocupaciones en otros contextos de la vida, como el trabajo.

Ya nos hemos ocupado de la impotencia juvenil, debida a la ansiedad de rendimiento, es decir, al miedo al fracaso en el acto sexual, pero también de otras variables como las historias pasajeras, los cambios de pareja demasiado frecuentes, la inexperiencia y el escaso diálogo. En este caso, es necesario consultar al médico o a un adulto o a un experto, como los padres, para eliminar los miedos y saber cómo afrontar las primeras experiencias sexuales.

En cuanto a las parejas, puede haber dinámicas conflictivas que nunca se resuelven del todo y que tienden a aumentar la distancia entre los miembros de la pareja, incluso emocionalmente.

La solución es un diálogo profundo y sincero, porque en la base de un buen entendimiento sexual siempre hay un profundo afecto, estima y confianza. Un estado de ánimo cómplice basado en la tranquilidad mutua entre los miembros de la pareja suele resolver todos los problemas sexuales, tanto masculinos como femeninos.

En algunos casos es muy útil la terapia de pareja, cuya duración varía según el caso, pero que lleva a descubrirse y reconocerse mutuamente para reconstruir la relación de la mejor manera posible.

Lo mismo ocurre con las parejas de larga duración, en las que la rutina puede introducirse y, por tanto, el adelgazamiento de las relaciones sexuales y del placer de hacer el amor.

En los posibles problemas de erección influye mucho el estrés de una vida ajetreada, pero también las situaciones de nervios que agobian la mente y no permiten desconectar las tensiones.
Hay que aprender a gestionar la carga de responsabilidades y mitigar la influencia que pueden tener en las relaciones íntimas.

Es importante aprender técnicas de relajación, dedicar más tiempo a reconectar como pareja y cultivar actividades que distraigan y den placer. Vivir sólo para trabajar, pagar las facturas y ocuparse siempre de los demás es agotador a la larga, y además empobrece la esfera sexual.

Los problemas psicológicos relacionados con la impotencia también pueden surgir de una mala relación con el propio cuerpo, por lo tanto de no gustarse a sí mismo y no tener confianza en sí mismo.

Muy a menudo, esta forma de considerarse a sí mismo conduce a la aniquilación de la vida sexual, tanto a una edad temprana como entre los 50 y los 60 años.

El error más común es el de ocultar la propia condición de impotencia sexual, evitando crear situaciones en las que se pueda repetir la situación de extremo malestar.

A largo plazo, el problema puede volverse crónico y provocar una gran infelicidad y postración psicológica.

Por eso es importante saber que existen soluciones naturales, que funcionan partiendo del deseo de volver a vivir la sexualidad como un momento de profundo disfrute, en lugar de reducirla a un «examen» que hay que aprobar.

La solución a los problemas de erección es el diálogo, pedir consejo, verificar las causas, poner en práctica los remedios que la naturaleza proporciona generosamente para redescubrir el placer de hacer el amor.